La comarca de JaénOtras ciudades que visitar

Jamilena

Imagen general de Jamilena

Se trata de una localidad que se encuentra a una decena de kilómentros de la capital. Linda con municipios tales como Martos o Torredelcampo.

Históricamente se cree que proceda de una serie de pequeños asentamientos a finales de la época romana, presumíblemente contara con pequeñas unidades poblacionales que fueron transformando alcanzando un mayor desarrollo. Existe la teoría de que, para proteger poblaciones más importantes, se erigieron un conglomerado de fortalezas, para facilitar la defensa de estos núcleos ante posibles ataques. Y muy posiblemente este fuera el caso de Jamilena y su castillo. Posteriormente, tras la conquista castellana, este núcleo en toda su extensión, fue absorbido por en conjunto de posesiones de la famosa la Orden de Calatrava y su Encomienda de Martos.

Como signos del paso del tiempo y su historia, en el pueblo existen unos restos de unos baños árabes con una pobre conservación en los que aún se atisva la estructura del apoditerium, caldarium y los hipocaustum. Además en la localidad existen dos ermitas: la de San Isidro y la de San Francisco.

iglesia de jamilena - Jamilena

Pero como recurso monumental más importante, contamos con la Iglesia de Santa María. Esta iglesia ha de encuadrase en el contexto historíco del pueblo, teniendo en cuenta inicialmente y en el periodo medieval todo el culto relligioso se realizaba en la ermita de Nuestra Señora de la Estrella. Una vez llegada una época más moderna se inicia la construcción de un nuevo templo parroquial bajo la misma advocación, aunque originariamente dedicada a Santa María. Su construcción , comienza en 1558 por Fran­cisco del Castillo el Mozo,siendo finalizada por su hermano Benito allá por 1600. Sin embargo al durante el siguiente Siglo se realizan numerosas intervenciones a cargo de Juan Sequera de la Matilla,  Francisco Almagro y Fernando Or­tega. La descripción del templo puede comenzar por ser un edificio de una sola nave,  de planta rectangular y estructura de cajón. Cuenta con capillas laterales abiertas en arcos solios, en cuyo interior encontramos pequeños altares. Cubriendo la nave encontramos una cubierta de madera, reconstruida el pasado siglo, con cierto aire mudéjar. Cabe destacar unos res­tos pictóricos del siglo XVII conservados en la cúpula con las imágenes de los cuatro evangelistas. Además en la capilla mayor encontramos frescos de Francisco Palma Burgos en el siglo XX. Por último en su portada principal, encontramos un arco triunfal junto con un clásico vano de medio punto, enmarcado por moldura y rematado por frontón triangular.

Otro municipio más con encanto de la Provincia de Jaén que puedes compatibilizar con la visita a Úbeda y Baeza.