La Casa de las Torres

Publicada en Publicada en Qué ver en Úbeda

Uno de los muchos palacios que tenemos en la ciudad de Úbeda, es el conocido como “La Casa de las Torres ó Palacio de los Dávalos”, recibe estos dos nombres; Casa de las Torres (por la tipología de edificio y es que su fachada presenta dos grandes torres) y Palacio de los Dávalos (por la familia que lo manda construir)

Lo manda construir Andrés Dávalos de la Cueva, regidor y comendador de la ciudad, junto con su esposa Antonia de Orozco. No conocemos la fecha de comienzo del comienzo de ejecución de la misma, solo queda enclavada en el Siglo XVI. Razón por la cual vemos una mezcla de estilos y es que tiene cierto aire medieval, pero ya con toques renacentistas.

Es la primera edificación en la ciudad que merece ser palacio y tiene aspecto de fortaleza urbana, por sus torres. Su portada queda decorada en un plateresco de corte castellano, dividida en tres cuerpos y flanqueada por dos torres, que simbolizan, un elemento de gran prestigio. En la actualidad las torres no conservan su altura original, sino que fueron rebajadas.

Como decía más arriba, en la portada podemos distinguir tres cuerpos; el primero presenta, un arco de medio punto con dovelas de gran tamaño y en las enjutas aparecen dos bustos, uno masculino y otro femenino, se dice que servían para alejar espíritus malignos. A ambos lados, dos columnas anilladas recalcan la portada.

En el segundo cuerpo, llama nuestra atención un frontón semicircular, que tiene el escudo de los fundadores, sostenido por dos salvajes encadenados, dentro de la simbología, se hace una conexión entre los orígenes de la humanidad y este linaje (esta representación aparece en otros palacios de la ciudad). Podemos apreciar a los lados, dos ventanas con columnas abalaustradas. También aparecen relieves que simbolizan la fortuna y la inmortalidad del linaje.

En el último cuerpo, un gran frontón triangular, en el que de nuevo vemos las armas de la familia. Y coronando el edificio una cornisa volada.

En el interior, un patio en dos alturas, rodeado por una doble arcada de columnas. La parte superior, queda decorada alternando escudos y clásicos tondos. Sobre los capiteles podemos apreciar un doble ábaco, que refuerza el carácter mudéjar del mismo. Sirviendo como referente para los patios del Hospital de Santiago y del Palacio Juan Vázquez de Molina.

Fue declarado Monumento Nacional, en 1921. Durante tiempo sufrió un estado de abandono. El ayuntamiento preocupado con su estado de conservación decide restaurar y albergar en él, la sede Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos y en la actualidad, es la Escuela de Arte Plásticas y Diseño.

Este es otro de los espacios que recomiendo que todo aquel que este de turismo por Úbeda. Y es que en la actualidad no queda incluida en nuestra visita guiada pero en breve formará parte de una nueva ruta por la ciudad.