El San Juanito de Miguel Angel, en Úbeda.

Publicada en Publicada en Qué ver en Úbeda

Mucho se ha hablado de esta pieza desde que Manuel Moreno Mendoza lo atribuyera en 1930, al genial Miguel Angel. Dicha pieza no había llegado hasta nosotros integra, puesto que había sido mutilada durante la Guerra Civil, lo que durante años imposibilitó su restauración y posible estudio. Tras muchos años al fin podemos asegurar que unos intensos estudios certifican que es obra suya de juventud.

02268_A_P

Los restos del San Juanito viajaron a Italia en 1994, para ser sometidos a un riguroso estudio, por parte de uno de los máximos expertos en la escultura italiana del Renacimiento, el profesor Francesco Caglioti. Aunque la atribución miguelangelesca había sido discutida, es indiscutible su factura florentina a fines del siglo XV y además tiene una gran carga simbólica en las relaciones hispano-italianas, pues esta obra llegó a España como regalo de la República de Venecia a Francisco de los Cobos, Secretario Universal del Emperador Carlos V.

Él ha certificado que se trataba de una escultura de alabastro, de 1,30 cm de tamaño, fue realizada por Miguel Angel a finales de 1495 para Lorenzo de Pierfrancesco Medici Popolani. Y pudo ser donada a Don Francisco de los Cobos, secretario de Carlos I, en su primer viaje a Italia, entre 1529 y 1533. Pero también es posible que pudiera haber sido entregada en 1532 a don Diego Sarmiento de Mendoza, cuñado de Cobos, cuando visitó en compañía del embajador español a la Serenísima. La pieza fue colocada formando parte del Retablo de la Sacra Capilla del Salvador junto con otras piezas de cierto valor.

Durante la Guerra Civil la Capilla fue usada como cochera, razón por la que muchas de las obras allí custodiadas sufrieron el expolio y la barbarie de la contienda, quedando la valiosa pieza, hecha pedazos, de los que sólo pudieron conservarse 17 fragmentos de varios tamaños y no contiguos, el 40% de la obra.

San-Juanito-de-Miguel-Angel-Ubeda

A lo largo de los años se ha hablado de su restauración que no pudo efectuarse por falta de recursos técnicos, y que hace unos años tanto la Casa Ducal como las administraciones españolas tutelares del patrimonio histórico, dieron el visto bueno para su restitución al Opificio delle Pietre Dure de Florencia.

Al estudio detallado le sucedieron pruebas de volumen y movimiento de los fragmentos, a partir de fotografías antiguas y mediante la realización de proyecciones láser sobre la escultura, cuyo resultado son volcados sobre un programa de recomposición de volúmenes en 3D. Gracias a esta técnica de reproducción en 3D, se han podido reconstruir los volúmenes de las piezas pérdidas y comprobar que la estructura de apoyo que habían proyectado inicialmente en aluminio, no era la más adecuada para la integración de los elementos originales con los reconstruidos.

Los trabajos de modelado de las piezas están realizados en barro a partir de los volúmenes obtenidos del programa informático. Una vez terminada la pieza de barro, se le saca un molde en yeso con el que posteriormente se obtendrá la pieza en resina, que se acoplará con los originales marmóreos. Las nuevas piezas con las que se ha completado la escultura no son de mármol sino de plexiglás y resina, con un esqueleto interno de acero que permite soportar el peso de los fragmentos conservados (sólo la cadera pesa 50 kilos). Además, la unión de este complejo “puzzle” se ha realizado mediante un sistema de imanes, en previsión de que pudiera aparecer alguna pieza más que podría ser integrada en el futuro. Las partes nuevas se distinguen perfectamente de las originales en base a los criterios que se siguen en este tipo de restituciones.

la foto

La pieza ha sido prestada por la Casa Ducal de Medinaceli, propietaria de la misma, para que sea expuesta en el Opificio delle Piertre Dure de Florencia y posteriormente en otros puntos de Italia, como la Catedral de Bolonia o el Museo del Palacio Grimani de Venecia, ya que el gobierno italiana ha contribuido económicamente en la restauración de la obra. Y en noviembre se preparará todo lo relativo a su viaje de regreso a España para que en diciembre pueda estar en Úbeda, no descartándose que previamente pase por algún museo público. La fecha exacta no se ha confirmado aún y dependerá de los trámites administrativos.