Retablo de la Iglesia en Baeza

Iglesia de la Purisima Concepción

Publicada en Publicada en Qué ver en Baeza

 

La Iglesia de la Purísima Concepción fue construida junto al hospital de enfermedades infecciosas fundado en el siglo XVI, ampliado por el Cardenal Moscoso un siglo más tarde y funcionó hasta 1945.

La iglesia tiene una sola nave cubierta por boveda de medio canón con lunetos, reforzada por fajones y con un amplio arco toral que da paso al presbiterio que se cubre con una cúpula con linterna sobre pechinas. El retablo del altar mayor, presenta piso único y tres calles, en este trabajo en madera predomina la línea curva en la calle central, en ella se abre un arco abocinado que se prolonga hasta el Camarín del siglo XVIII. Las calles laterales tienden a la línea recta y en ellas podemos ver columnas corintias de fuste decorado que termina en un entablamento sobre el que se ábre un ático con frontón curvo partido por un medallón. En el lateral derecho de la iglesia encontramos el Retablo – vitrina de la Virgen de la Soledad, de estilo barroco y de gran belleza, con una imagen de candelero del siglo XVIII.

Retablo de la Iglesia en Baeza

Nos centraremos en la suroeste levantada en el siglo XVII, muestra dos pisos enmarcados por un gran arco de medio punto triunfal. En el inferior, la puerta también de arco de medio punto moldurado y clave resaltada, en las enjutas podemos ver figuras. En el superior, separado por un entablamento, incluye un relieve enmarcado de la Concepcción flanqueado por columnas coríntias adosadas y a ambos lados los escudos de Baeza y del cardenal Moscoso. El citado relieve de la Concepción de la fachada, es una exaltación de la Virgen con todas sus letanías.

Fachada sudeste de la iglesia

En la fachada sur, se abren cuatro arcos de medio punto que dan acceso a la puerta de los pies de la nave. Y junto a esta portada y aprovechando lo que fué el hospital y el antiguo patio de columnas y arcos de medio punto de piedra noble, podemos encontrar a a día de hoy un hotel donde el visitante puede descansar de las largas jornadas de paseo por la ciudad de Baeza.