La Patrona de Úbeda: la Chiquitilla

Publicada en Publicada en Personajes ilustres de las ciudades

No sabemos a ciencia cierta la fecha exacta de la aparición de la Chiquitilla del Gavellar, se habla del año 1381, aunque normalmente las patronas suelen aparecer de 2 a 5 años tras la reconquista de la ciudad, que en Úbeda tuvo lugar en 1233.

935706_534752946576373_1457500585_n

Fue encontrada por el boyero Juan Martinez Gavellar un día que se disponía a realizar sus labores, y junto a un arroyo vio algo brillar y bajo una campana de barro encontró una imagen de la Señora con el niño en brazos, de pequeñas dimensiones y de la que salía un intenso resplandor. Era el amanecer del día 8 de septiembre cuando el boyero estrechó en su ardiente pecho a la Señora, y Úbeda recibió su divina regalía.

Al llegar a Úbeda lo puso en conocimiento de su confesor, un religioso de la Orden Trinitaria, que le aconseja que se olvide de ese hallazgo por si se tratara de algo maligno. Él creía firmemente que se trataba de obra del Espíritu Santo y lo pone en conocimiento de sus amigos y su mujer, Guadalupe.

Desde el principio la ciudad se sintió atraída y protegida por la nueva imagen milagrosa aparecida y no tardó en encomendarse a ella en todas las necesidades, en las lluvias abundantes y en las sequías prolongadas mayoritariamente campesina. Se organizó una cofradía promoviendo visitas y Romerías al lugar de la aparición y se estableció el culto. A través de la cuesta y de Santa Eulalia se traía y llevaba a la milagrosa imagen de Santísima Virgen de Guadalupe.

En el año 1602, la Virgen esta por primera vez y de modo permanente en la iglesia Matriz de la ciudad Santa María de los Reales Alcázares, contra la voluntad de la Cofradía y por mandato del Obispo del Santo Reino Jienense. Siendo venerada en un principio en el claustro; en una capilla, del costado este, la antigua capilla de los Porcel.

28-01-2011 18;08;16

La Capilla de la Virgen, en Santa María es el resultado de la unión en 1934, de tres antiguas capillas, la de San Blas; la de Bolas y la de Cameros. Para así formar una sola, para convertirse en un recinto más amplio, convirtiéndose en uno de los rincones más evocadores y recatados tanto de la iglesia como de la ciudad. Se cierra con una hermosa reja realizada por el rejero Bartolomé. El interior de la capilla presenta planta cuadrada con bóveda de crucería simple. Con decoración blasonada en la clave de la bóveda. Su portada que se abre al claustro, está cegada y está formada por arco apuntado sobre baquetones.

En su muro derecho se alza un altar con decoración de bolas y en el testero de este se levanta un retablo en estilo neogótico, tallado en 1939, por el escultor de Mancha Real don Fernando Cruz Muñoz. En el centro alberga la sagrada imagen de la patrona de la ciudad. La talla es una copia fiel de la anterior aparecida, según la tradición, en el año 1381 al pastor Juan Martínez en el Gavellar. Se maneja varias hipótesis, de que esta imagen, de origen visigótico, se salvó en los trágicos sucesos acaecidos en 1938, por alguien que la escondió. Desde aquel entonces, nadie sabe del paradero de la imagen. Así que en septiembre de 1939, el escultor Fernando Cruz realizó una copia exacta de la desaparecida y es la que veneramos actualmente.

La Virgen de Guadalupe es proclamada Patrona de Úbeda en 1615. Ese año, el Ayuntamiento hace voto solemne a favor de la Virgen, presidiendo las fiestas votivas desde entonces hasta 1978. De 1615 data la tradición de traer anualmente a la Virgen hasta Úbeda, al principio durante sólo unos días, y sin perjuicio de todas las veces que tuviera que subir, cada año, para socorrer las necesidades (sequías, plagas, temporales, guerras, epidemias) de los ubetenses. De entonces trata también la desaparecida costumbre de parar a la Virgen en el Hospital de Santiago a su llegada y a su partida, costumbre ésta ya plenamente arraigada a finales del XVII.

En cuanto al Santuario donde radica la Virgen, se le nombra del Gavellar, por estar enclavado junto al arroyuelo del sitio de la aparición. Aunque no sabemos la fecha concreta de la edificación del mismo, las primeras referencias datan del año 1670.Hasta dicha fecha la imagen seria venerada en la Iglesia del pueblo de Santolaya. Desde ese año se acometen diferentes reformas en el edificio que quedan fielmente documentadas.