escultura de machado

La huella de Antonio Machado en Baeza

Publicada en Publicada en Personajes ilustres de las ciudades

antonio-machado-7

El sevillano Antonio Machado Ruiz, fue el más joven de los representantes de la Generación del 98. Su obra evoluciona desde una poesía de corte modernista, hasta el simbolismo de rasgos románticos y maduró hacia el compromiso humano, en el que mezclaba la contemplación taoísta de la existencia, con la sabiduría popular.

Estudia en la Institución Libre de Enseñanza y más tarde cursa estudios en los institutos San Isidro y Cardenal Cisneros. Completa su formación con varios viajes a París o estancias en Madrid en donde participa del mundo literario y teatral.

En 1907 obtiene la cátedra de francés en Soria, donde conoce a la que fue su mujer, Leonor. Una vez que esta muere, desconsolado, pide traslado, siendo Baeza, el único destino vacante disponible en ese momento. Se incorpora a su puesto el 1 de Noviembre de 1912, día que marca el inicio de su estancia, durante siete años permanece en estas tierras, dedicado a la enseñanza de la Gramática Francesa en el Instituto de Bachillerato Santísima Trinidad.

En todas nuestras visitas guiadas a Baeza, nos detenemos en el aula del poeta;

aulaantoniomachado1.jpg

En un primer momento se instala en un hotel cercano al Casino, para más tarde irse a vivir con su madre, a un piso frente al Ayuntamiento. Ésta en ocasiones es también parada dentro en nuestro recorrido;

268980_136116616467464_100002073794465_246232_407680_n

Según las crónicas de la época, no encuentra en Baeza la Andalucía que recuerda de su infancia, sino una ciudad entre andaluza y manchega, con una sociedad provinciana y aburrida.

Es una época en la que se vuelca en la lectura y en sus estudios a distancia de Filosofía y Letras. Para sobrellevar este tiempo, hace excursiones hace a pie, por los cerros que le separan Baeza de Úbeda, pero también por las Sierras de Cazorla y de Segura. Su obra se centra en las vivencias populares y el folclore que su madre o su abuela le transmitieron, dando lugar al libro “Nuevas canciones”.

Viajará con asiduidad a Madrid, donde estará en contacto con la intelectualidad española, siendo testigo de las rápidas transformaciones que experimenta la sociedad de su tiempo, a lo que también dedica artículos, en las publicaciones con las que colabora.

Dos amistades marcan su estancia en Baeza, con Miguel de Unamuno, con el que mantiene correspondencia continua y gracias a las que se editara la obra póstuma “Los complementarios”.

También conoce a Federico García Lorca, puesto que éste llega Baeza en viaje de estudios junto con un grupo de alumnos de la Universidad de Granada. Desde entonces mantienen una amistad de la que saldrá un gran poema elegíaco, “El crimen fue en Granada”, tras el fusilamiento del granadino en  el 1936.

Su estancia en Baeza finaliza en 1919, pidiendo traslado a Segovia. Fue elegido miembro de la Real Academia Española. Estando en Madrid comienza la Guerra Civil, razón por la cual, se trasladó con su madre y otros familiares Rocafort y luego a Barcelona. Emprendió camino al exilio, pero la muerte lo sorprendió en Colliure, en 1939.

En Baeza hay mil y un rincón que recuerda a Machado, no te los debes perder!

images