puente ariza

El Puente Ariza

Publicada en Publicada en Patrimonio Olividado

Inauguramos sección en visitaubedaybeza.com con El Puente Ariza uno de tantos Bienes Culturales dejados a su suerte por la desidia de la Administración.

En varias ocasiones y debido a protestas de diferentes asociaciones, las diferentes administraciones se han planteado su trasladarlo, pero a día de hoy se encuentra en la lista roja del Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra, por el deterioro progresivo que sufre.

21507ADD9F205023E332215023CB27

Situado en la carretera que une Úbeda y Arquillos, se construyó para mejorar la comunicación de Andalucía con el Levante y La Mancha a través de la comarca del Condado. Fué la única obra de ingeniería civil que llevó a cabo el arquitecto Andrés de Vandelvira. Fue construido entre 1550 y 1560 y financiado por el obispo, Diego de los Cobos y Molina.

Puente fabricado en sillería, con 5 bóvedas de cañón, posee una embocadura de doble rosca. Originalmente, tenía un perfil alomado, pretiles o muretes de seguridad para evitar caídas y delimitar una zona de tránsito. De tajamares semicirculares encajados aguas abajo y triangulares aguas arriba. Sufre una reparación en 1868, en la que se rectificó la rasante de los tajamares.

8197296990_bbe80f2a5d

En 1998 la construcción de un nuevo puente, el desvío de la carretera y la puesta en marcha del Embalse del Giribaile, lo dejaron sin tránsito. Y poco después de por el aumento de las lluvias quedo sumergido bajo las aguas, emergiendo cada vez que tenemos periodos de sequía, como este año.

 

Como decíamos al inicio del post si no se remedia perderemos una obra de ingeniería relevante y es que el material del que se realizó, piedra arenisca, se degrada con gran facilidad. Esta piedra está constituida por dos componentes: el armazón y la matriz o cemento. Si el armazón, es sometido a cargas, actúa de forma destructiva, pues los granos de que se componen tienden a clavarse en la matriz generando tensiones que favorecen los procesos de desmoronamiento de las mismas. La única solución sería un tratamiento urgente para frenar la degradación y su traslado a una zona segura.

No debemos dejar que las aguas sigan dañándolo de forma irreversible y luchemos porque por fin cambie su ubicación para darle larga vida.

Nuestra provincia, Jaén, está repleta de tesoros por descubrir por parte del turista que nos visita y este es uno de ellos.