Segura de la Sierra

Publicada en Publicada en Otras ciudades que visitar

Situada sobre el monte llamado por los griegos Orospeda. La Secura, romana cae en manos árabes, convirtiéndola en un impresionante baluarte militar en esta zona. Después de una serie de distensiones entre los almohades, pasa a manos cristianas. Unas fuentes nos dice que fue Alfonso VIII y otras que fue Fernando III, el Santo quien la done a la Orden de Santiago. En el Siglo XIII, dicha orden trasladaría aquí la encomienda mayor de Castilla. Encontramos una lista interminable desde entonces que nació o vivió allí, entre ellos Jorge Manrique. Quedó casi arrasada con el paso de las tropas napoleónicas.

Segura de la Sierra fue declarada Conjunto Histórico- artístico en 1972, en sus calles el viajero siente que ha vuelto al pasado. Callejuelas empinadas, empedradas y silenciosas que nos permite dar descanso a la mente del acelerado día a día.

Comenzamos el recorrido en su Castillo, situado a 1200 metros de altitud. Tomaremos como referencia los escritos de Felipe II para describirlo en aquel momento. Tiene una Torre del Homenaje, como vela mayor del recinto. Fabricada en mampostería y con más de 18 metros de altura.

21860232

En el cuerpo del castillo de gran tamaño encontramos una Capilla, de nave única, rectangular con ábside semicircular. Dicha construcción fue construida cuando la orden vivió en estos muros. Para subir a esta fortaleza se va por dos partes por la Puerta de Gontar y por encima de la plaza tiene para subir sus arcos. Cinco puertas dan acceso al recinto fortificado. El Patio de Armas albergaba bastantes dependencias de uso a modo de soportales, muchas veces con entresuelo, colgadizos fabricados en cal y canto, madera y teja. Los tejados de estas construcciones apuntaban hacia un aljibe, situado en el centro de la fortaleza, donde se recogía el agua de lluvia. De gran importancia sus Baños, que nos indica que la construcción estaba adaptada como residencia de un importante señor. A diferencia de los romanos, los baños árabes eran esencialmente de vapor. Desde su restauración en la década de los 60, luce como uno de los más esplendorosos que conserva Andalucía de rasgos mudéjares.

banosTambién de factura árabe podemos visitar los Baños, cuya construcción se remonta entre los años 781 y 1150. Debió estar compuesta por una seria de estancias rectangulares, sala fría, sala templada y sala caliente, cubiertas de bóvedas de medio cañón peraltadas, rematadas por claraboyas. Poco conservamos de esa primitiva construcción, debido a una gran restauración llevada a cabo por Luis Berges Roldán.

Una de las edificaciones más queridas por los segureños es la Iglesia de Nuestra Señora del Collado, de planta de salón cubierta por falsa bóveda de medio cañón y con capillas de estilo gótico. La torre campanario situada en la cabecera y el ábside semicircular a los pies. Llamativa su fachada principal, arco triunfal de columnas dobles pareadas rematadas por entablamento y grandes mensulones.

figu11

Uno de los objetos muebles más importantes que se conservan en ella es la Patrona del pueblo, la Virgen de la Peña, pieza realizada en el siglo XIII en alabastro policromado.

Otro templo de la población, es la Iglesia de los Jesuitas, actualmente en ruinas. Construida en el Siglo XVI, bajo el patrocinio de Cristóbal Rodríguez de Moya y proyectada por el arquitecto italiano Juan Bautista Prioli. Presenta planta de cruz latina con crucero resaltado. Las naves debieron estar cubiertas por cúpula apeada por sendos arcos fajones sobre pilastras y su Capilla Mayor por bóveda de medio cañón, con casetones.

images

En cuanto a los edificios civiles cabe destacar, el Palacio de los Figueroa, conocido por ser la casa en la que vivió Jorge Manrique, hoy Ayuntamiento de Segura. Tiene estructura adintelada enmarcada por pilastras y columnas en su parte bajo y balcón corrido, coronado por frontis sobre ménsulas con decoración de tacos, en su segundo cuerpo.

Y ya de carácter utilitario la de Fuente de Carlos V, mandada construir a principios del Siglo XVI. Se trata de un amplio pilar de marcada horizontalidad, coronado por crestería, gárgolas y jarrones. Sobre su paramento, falsos arcos conopiales sobre pilastras jónicas cobijan las armas del Rey y de la Villa.

Imagen 1093

En este artículo podemos descubrir como todo aquel que visite Segura de la Sierra además de disfrutar del turismo natural y gastronómico, se emparará del ese turismo cultural por el que se caracteriza la provincia de Jaén.